Llega el mes de diciembre, y como marca la tradición, Nuestra Señora de la Estrella luce el manto azul con motivo de la festividad de la Inmaculada. Así se ha presentado esta mañana presidiendo su altar de la Capilla del Arrabal.

Para la ocasión, la titular letífica de la corporación se presenta vestida con los colores de la clásica iconografía inmaculista, en terciopelo azul y aplicaciones plateadas. La saya, obra de Sebastián Marchante, conocida como “la del paraíso” es de tisú de plata con bordados en hilo de oro y seda de colores. Además, luce diadema de doce estrellas de plata y tiara sobre la cabeza.