Es la primera vez que el Camarín de la Virgen se abría al público.

Pasadas las nueve de la noche se abría la puerta principal de la Capilla. Desde ese momento y hasta la medianoche, más de 1500 personas pasaron por la sede canónica de nuestra Hermandad. La visita se incluía en la iniciativa de la UNESCO de la II Noche del Patrimonio organizada por el Ayuntamiento de Toledo.

La visita incluía una parada especial en el Camarín de la Virgen, dónde todos los visitantes pudieron descubrir esta estancia privada de Nuestra Señora, dónde se encuentras interesantes piezas como el portamantos, un mueble único del siglo XVII que destaca por su tamaño.