Con la llegada del Adviento, en el que nos preparamos para la venida del Señor… decimos sin dudar ¡Ven Señor Jesús!

La Santísima Virgen María, como encarnando el verdadero Adviento se amanece hoy con el terno dedicado a la Inmaculada Concepción de María.

Es tradición que en esta época del año vista el clásico terno de terciopelo azul y bordado de plata, que en esta ocasión combina con la denominada «saya del paraíso», de tisú de plata, sedas naturales y bordados en oro.

Se muestra a los fieles sin El Niño durante este tiempo de expectación. Porta fajín concepcionista y luce flores de sedas naturales. Sobre sus sienes, la Corona de Camarín recientemente restaurada. En sus manos, juego de puños de encaje de Bruselas y rosario de nácar y plata.